martes, 5 de abril de 2016

Ya xtal te slamalil kinal

En la calle más oscura
como siempre,
si maté a mi Yo
es porque se lo merecía,
abriéndome las tripas bajo el puente,
aquel donde soñaba que algún día dormiría.
Ahora mira, no hay pozo al que no me asome,
con más muescas en mi pecho
de las que admitiría
y sin embargo,
sigo durmiéndome al alba velando,
por si no compadece el día
y tengo que ir con la parca remando.
Hace tiempo que no miro mi reflejo en el espejo,
con un palo entre los dientes
voy cruzándome a los muertos.
Hace tiempo que ya nadie te besa,
pongo flores en tu tumba
pero tú ya estás despierta.

lunes, 4 de abril de 2016

Amor fati vaffanculo

Quiero morirme meciendo a un recién nacido,
hablarle del cuerpo,
martillo y clavo,
cuchillo y herida,
también tormenta en un bosque,
fértil como una voluntad generosa.
Hablarle del carácter salvaje del espíritu,
de los fugitivos
cimarrones
nizaríes
de las Guerras Serviles
y de las que roban en los supermercados.
Acariciar los puntos blandos de su cráneo
como sólo se acaricia a un animal
o al amor de tu vida
-es decir, tu perro-
con la nariz sobre su frente
pensando en todos los golpes
que no podrá esquivar.
Niño,
que la tierra te sea leve
mientras vivas,
que no hay carga más pesada
que un instante
sin libertad.

miércoles, 23 de marzo de 2016

суларсан

Me dice que estoy muerto por dentro
pero ya no suena a amenaza,
suena a río escuálido arrastrando hojas secas
palos y cuerpos morados,
a frenos hidráulicos del camión de la basura
bajo la lluvia
de madrugada.
Suenan los dientes,
las uñas rotas
las gatas en celo
y las persianas bajando.

Los muertos que guardamos
hace tiempo que nos olvidaron,
el niño que escondimos en el sótano
se murió de inanición
y todas las flores que cuido
son de alambre forrado de plástico
como las arterias de un pulmón.

Lo que te llevas nunca fue mío
y lo que es mío,
recuerda,
hace tiempo que marchitó.